El Cardenal

by Edgar Saenz on July 15, 2014

El Cardenal ave 1

 El Cardenal rojo o Cardenal Norteño es un ave norteamericana que se puede encontrar desde Canadá hasta el norte de Guatemala y Belice.

Su color es rojo y tiene un penacho distintivo, las hembras y los machos tienen un plumaje similar, pero los machos tienen una máscara negra que llega a cubrir una parte del cuello.

El color del Cardenal macho es de un rojo brillante mientras que el de la hembra es un poco más opaco con algunas plumas de color marrón, tanto hembras como machos poseen grandes penachos; deben su nombre por su parecido al traje de los cardenales católicos que es también de color rojo.

El Cardenal  se alimenta principalmente  de semillas y granos aunque también puede comer frutas  y algunos insectos como escarabajos y chapulines, es posible alimentarlo con avena y corteza de olmo, además le gusta beber la sabia de los maples

Estas aves habitan principalmente en bosques, jardines y pantanos, el Cardenal puede convivir con  el hombre y es posible encontrarlo en zonas residenciales, se le puede atraer con un comedero para aves que contenga semillas de girasol, sus visitas son muy preciadas ya que su canto, en forma de gorjeos o silbidos muy parecido al sonido de una flauta,  es muy agradable al oído.

El Cardenal aprende sus canciones por lo que éstas varían de una región a otra y es capaz de distinguir el sexo de otro Cardenal únicamente por su canción.

El macho es muy territorial y cuando corteja a la hembra la alimenta de pico a pico con semillas; tienen de 2 a 4 cruzas anuales y en cada una ponen entre 3 y 4 huevos; miden alrededor de 20 centímetros y su envergadura puede llegar a los 31 centímetros, llegan a pesar unos 50 gramos y el macho es ligeramente más grande que la hembra.

Cando se emparejan cantan juntos antes de empezar a anidar, si el apareamiento es exitoso el macho alimentará a hembra durante el período de incubación.

En los Estados Unidos y en Canadá no se permite el tener estas aves enjauladas, por lo que para tener un Cardenal como mascota requiere de permisos especiales.

Antes de adoptar un Cardenal es necesario ver la reglamentación al respecto en la localidad en que se habita y en caso de que no esté permitido tenerlos se les puede dejar en libertad y ofrecerles alimento, de esa forma se puede contar con ellos todos los días y disfrutar de su canto cerca de casa.

Previous post:

Next post: