Haz Visto Alguna Vez A Un Perro Dar Vuelta Antes De Hecharse.

by Edgar Saenz on April 23, 2011

perro hechado

Por qué el perro da vueltas antes de echarse?

Si alguna vez te has dado cuenta el perro antes de echarse lo hace siempre, pero seguramente no sabes porque lo hace, tampoco a que se debe este tipo de comportamiento.

No te debes preocupara es otra de las buenas maneras que ha dejado su antepasado el lobo, lo hacían ellos y lo seguirán haciendo los futuros perros del universo. Así que no te preocupes por esta acción de su comportamiento.

En muchas ocasiones después de extender o arreglar nuestra cama el perro se subirá a ella (en caso de que se le permita a este subir a ella) y procederá a desacomodar la antes de simplemente echarse a descansar sobre ella. Este comportamiento al parecer sencillo, tiene una profunda raíz ancestral. Al parecer está relacionado con la tendencia de los lobos y otros cánidos a cavar su madriguera con el fin de protegerse durante las noches frías o para estar más frescos en los días cálidos. Aunque den la  impresión de que no están cómodos o de que no pueden acomodarse bien cuando vemos que dan tantas vueltas (en algunos casos debemos estar atentos ya que en ocasiones los perros que tienen algún padecimiento tienden a buscar echarse del lado que les produce menos molestia), parte de esta conducta se debe a que de esta forma el animal acomoda el lugar donde descansa normalmente pisándolo una y otra vez. En estos casos efectivamente el perro recurre a esta  conducta para quedar lo más cómodo posible ya que va a dormir y espera que sea una experiencia  de  lo más placentera, tal como lo haríamos nosotros mismos cuando acomodamos nuestra cama. Los propietarios que observan este comportamiento, generalmente comentan sobre la costumbre de su mascota de ponerse a escarbar y dar vueltas una y otra vez sobre un mismo punto del piso, la alfombra o su cobija favorita.  En ocasiones este comportamiento se observa incluso sobre duras superficies de concreto.

Nuestra mascota, antes de echarse, primero olfateará el sitio que escogió, posteriormente rascará un poco con sus patas delanteras extendidas con el fin de acomodar su espacio provisional para descansar. Después de estar rascando durante un rato, el perro procederá a girar sobre la zona que escogió, para después bajar su cuerpo hasta estar casi echado, después de lo cual se echara en su hoyo imaginario.

No es raro que el perro gire varias veces para después levantarse, luego rascarse y volver a girar nuevamente, procedimiento que puede repetir innumerables veces hasta que el dueño se canse y trate de ordenarle que deje de moverse y se acueste de una vez. Tampoco es extraño que los perros caven huecos en la tierra más fresca del jardín, lo cual probablemente se debe a que traten de refrescarse durante un día caluroso. Al cavar el perro deja al descubierto tierra más fresca la cual aprovecha para enfriarse al girar, revolcarse y finalmente echarse encima de ella.

Sin embargo, lo más probable es que este comportamiento en la mayor parte de los perros domésticos sin importar la raza, sea producto de la herencia de sus antepasados salvajes tal como se mencionó anteriormente. A pesar de esto se puede tratar de educar al perro a no rascar ni hacer agujeros donde no debe, sobre todo si es en medio de nuestras plantas favoritas. Con respecto a dar vueltas, es un comportamiento muy arraigado en ellos  que posiblemente  no pueda  modificarse y en realidad en si no es un comportamiento dañino.

Una solución sencilla y fácil para evitar que el perro llene el jardín de agujeros es poner la cama del animal en un lugar fresco durante el día en caso de que se viva en un lugar caliente y cálido por la noche o cuando sea que haga frío. Esto es importante sobre todo en lugares donde las temperaturas pueden ser extremas y pueden darse tanto temperaturas muy elevadas como muy bajas. Por esto se debe anticipar cualquier condición que resulte problemática para el perro con el fin de asegurarle el ambiente más adecuado posible.

Previous post:

Next post: